Steampunk, o el mundo que no fue

By 10 Noviembre, 2014Cine, Mi vida, Opinión, Yo

El pasado sábado me encaminaba a un encuentro con amigos cuando, pasando por el Centro Cívico del barrio de La Almozara, reparé en un enorme cartel que anunciaba la EuroSteamCon Zaragoza 2014. Tenía claro por el título y por la ilustración de fondo de qué se trataba: una convención del género Steampunk. Así que entré para preguntar dónde era, y resulta que era ahí mismo y le quedaban solo dos horas para cerrar hasta el próximo año. ¡Tenía que verlo! Así que me quedé esas dos horas, me empapé del género. Me maravillé al ver tantos puestos, talleres de manualidades, personas disfrazadas… hasta me compré algo para disfrazarme yo. Y es que el género Steampunk me impresiona y me emociona.

¿Qué es el Steampunk?

Igual tendría que haber dicho antes que yo ya conocía bien este género, y llevo unos años siguiéndolo. De hecho mi prototipo de novela tiene estética steampunk y he hecho varios dibujos con este marco.

“Vale, muy bien ¿pero qué leches es el Steampunk?” te preguntarás. Procedo a saciar tu inquietud cognitiva. El Steampunk es, de base, un género narrativo de ciencia ficción especulativa. Suele inspirarse en la Inglaterra de la época victoriana (siglo XIX), en el gran auge de la Revolución Industrial. Sin embargo hay algo que la difiera de la realidad histórica, y es donde entra en juego la especulación. Este movimiento se planta en una realidad en la que la sociedad ha evolucionado de forma diferente, donde la revolución industrial tomó otro camino y triunfó el vapor (steam) como fuente principal de energía, y donde impera lo artesanal frente a la producción en cadena.

El Steampunk nos ubica en ciudades elegantes, tecnológicamente desarrolladas, pero que muestra unas invenciones técnicas distintas. A menudo estas muestras de tecnología son anacrónicas, poco realistas o son invenciones retro-futuristas. Pero toda esta producción de inventos, así como la moda, la cultura, el arte o la arquitectura, están anclados en los patrones de la época victoriana británica.

Este género lo podemos encontrar en la literatura y en el cine. Hay libros actuales que desarrollan bien esta temática, pero podríamos mencionar como inspiración las obras de Julio Verne o HG Wells. En el cine las obras más recientes pueden ser La Brújula Dorada o La Liga de los Hombres Extraordinarios.

Pero este género hoy en día es mucho más que una pauta literaria. Se ha convertido en un movimiento artístico y sociocultural que ha trascendido los libros. Este género impregna ya el cómic, la música, los videojuegos… y hasta ha creado una moda de vestir característica que se podía comprobar de cerca en la EuroSteamCon Zaragoza 2014.

Ya sabéis algo más del Steampunk. Y yo no se vosotros, pero a mí es un movimiento que me fascina y del que quiero seguir aprendiendo. ¿Os imagináis como sería ahora el mundo si no hubiéramos recurrido a las grandes cadenas de producción? ¿cómo seria ahora el mundo si primara lo artesanal y donde hubiera una competición feroz de inventores? ¿cómo sería ahora el mundo sin tanto petróleo y habiendo explotado más las energías clásicas del carbón y el vapor? No se vosotros, pero a mí me gustaría verlo.